Translate

domingo, 4 de mayo de 2014

ESTUDIOS FALLIDOS SOBRE EL POETA MARIANO MELGAR Y VALDIVIESO


Por: Miguel Gonzales Corrales.






Cuando se aborda la vida y obra de un autor, muchas veces se mencionan datos exactos o aproximados, en relación a los aportes que tuvieron su obra y la importancia de esta sobre la literatura de su región. No obstante, cuando alguien manifiesta con seguridad opiniones en relación a un autor o emite juicios para corregir a otros autores, de una obra estudiada y harto conocida, y cree que lo hace bien, cometiendo aun, más errores, estas  llegan a ser un absurdo intolerable en las letras de un autor difundido.

Tal es el caso de un trabajo que leí hace años sobre Melgar. El supuesto estudio (que de estudio no tiene nada) fue del Sr. Luis Guillermo Gallegos Portugal, cuyo trabajo intitula “¿Mariano Melgar fue un Romántico?” (sic), Revista CERRO COLORADO, año 3, N° 9, enero de 2007). 

Cada vez, cuando me adentraba en su lectura, creí  que iba a ser un aporte interesante, pero mientras entendía lo que se decía, me percaté de errores en el tema cuando hace mención la libro de “Literatura peruana” de Luis Alberto Sánchez. El Sr. Gallegos trata de corregir datos, pero esa corrección resulta peor que el error, peor de los que Sánchez habla en su libro. Aberrante es decir que Melgar fue un Romántico, pero el vate arequipeño fue prerromántico, ya que cuando escribió su poesía no pertenecía a la corriente del Romanticismo, ya que esta, llegó a América en 1832, con el poeta rioplatense Estevan Echeverría; obviamente, el Sr. Gallegos debió saber esto. Error es decir que Melgar fue a Lima en busca de ayuda para la causa revolucionaria de la cual tenía ideas de libertad, pero no estaba involucrado con  ningún movimiento revolucionario, por lo que solo fue a estudiar a la Universidad de San Marcos, Derecho, impuesto por su padre, después de ser expulsado del Seminario San Jerónimo en 1813; lo de Pumacahua fue después, en 1814. También afirma que los yaravíes del bardo ya eran conocidos en Arequipa y que fueron producto de los campesinos que trabajaron para su padre; esto es falso, ya que el poeta mistiano creó sus yaravíes cuando estuvo en Majes, sufriendo por el desamor de Silvia, teniendo contacto con los indios de la zona, quienes cultivaban algunas canciones ancestrales de los incas, como el Harawi, el cual Melgar lo convirtió en Yaraví, por ese tono melancólico y triste con el que se identificaba. Esta música que  conmueve el alma de los arequipeños es una fusión de rasgos indohispanos. Además, este señor Gallegos, afirma que Silvia se llamó María de los Santos Corrales Moscoso, lo cual objeto, pues ella tenía por nombre María de los Santos Corrales y Salazar, ya que fue prima del poeta, por ser ella la hija del primo del padre de Melgar. En fin, son los errores más resaltantes del mencionado trabajo.

Quiero manifestarle al Sr. Gallegos Portugal que carece de un criterio sensato para opinar sobre literatura, lo cual ignora. Si se atreve a ocupar un comentario sobre Mariano Melgar y refutar datos de otros autores, él mismo debería revisar bien sus fuentes para evitar equívocos. Si enjuicia el libro de Luis Alberto Sánchez para corregirlo, el señor Gallegos, cae en errores peores, lo cual yo denuncio, ya que su texto carece de verosimilitud. Por ende, debo manifestarle a este señor, a modo de ilustrarlo,  que no puede basar su crítica en un autor –en el caso de Melgar-, aunque sea de modo histórico, porque el poeta arequipeño no vale más ni vale menos por datos innecesarios que da en un trabajo nimio, ya que la obra del poeta  es completa, en sus diversas expresiones literarias, incluyendo sus fábulas, porque si uno lee detenidamente la obra de Melgar, encontrará siempre los mismos temas recurrentes, que tienen igual peso en su literatura, como son la libertad y el amor. Si el señor Gallegos desea hacer una crítica le diría que aborde temas más amplios y enriquecedores, mas no sutilezas tontas, que un especialista en literatura como yo u otra persona, se pueda dar cuenta.


Finalmente, quiero resaltar que el señor Gallegos Portugal no conoce el marco de la literatura en sí, y que para posteriores intentos de escribir algo sobre otros literatos arequipeños de ayer y hoy, de Perú y el mundo,  no tenga la indecencia de escribir sobre lo que no sabe; de lo contrario, me veré obligado a responder para corregirle.

martes, 7 de enero de 2014

UNA IMPORTANTE MIRADA A “EL RETOÑO” DE JULIÁN HUANAY



Por: Miguel Gonzales Corrales.




1.    INTRODUCIÓN
En la literatura del Perú hay una gran variedad de escritores del pasado y la actualidad, dentro de los que destacan literatos que se ubican, con sus obras literarias, en la corriente Indigenista. En estas obras se retratan la sociedad, cultura, comercio, dialecto, educación, etc. Tal es el caso de obras dejadas por Clorinda Matto de Turner, Narciso Aréstegui, José Carlos Mariátegui, Enrique López Albújar, César Vallejo (algunas de sus narraciones), José María Arguedas, Ciro Alegría, Manuel Scorza, Julián Huanay, Oscar Colchado Lucio, entre los más destacados y leídos. Esa es la realidad andina que seguramente ellos conocieron, y otros que la conciben hoy en día, las dan a conocer, en su respectiva literatura.
Dentro esta perspectiva encontramos la breve trayectoria literaria de Julián Huanay (Jauja, 1907 – Lima, 1969), en “El retoño” (novela, 1969) y “Suburbios” (cuentos, 1968), además de tres ensayos sindicales. Personalmente, “El retoño”, no debe dejarse en el olvido por su importancia literaria y trascendencia social. Por tal motivo, debe rescatársela, por su contenido juvenil, y se sepa cuán difícil, a través del tiempo, las personas del ande sufrieron y sufren la vida que les ha tocado vivir. Esto se puede saber (si es que uno lo ignora) por medio de la literatura, que generalmente, refleja, la situación de un lugar, cualquiera que sea. Este es le caso de “El retoño”.

2.    LA OBRA LITERARIA
“El retoño” cuenta la historia de Juan Rumi, un adolescente que vive en el pueblo de Ayla, en el centro de la serranía peruana. Rumi, quien sufre primero la muerte de su padre y luego la de su madre, decide abandonar su tierra natal para recorrer un enorme camino rumbo a la mentada Lima de la que todos hablan y cuentan grandes anécdotas como os edificios enormes, la cantidad de vehículos que por su pueblo pasaban de vez en cuando, donde el trabajo es abundante.
Desde el plano de la historias, se observa el interés de Rumi por viajar y para ello debe atraviesa varios pueblos. En uno de esos lugares, conoce a dos muchachos, Pedro y Nico, con quienes comparte muchas aventuras y le ayudan, en algunos casos, a ganar algo de dinero cargando algunos bártulos de gringos. Sabe, que como él, esos dos mozalbetes, también tienen la esperanza de llegar a Lima para trabajar, así descubrimos que Nico quiere ser chofer de camiones. Sin embargo, sus sueños y esperanzas se truncan, pues, no saben a ciencia cierta qué les va a deparar en el futuro, porque personas como ellos, con  su ignorancia y analfabetismo, no saben que estos dos elementos son un obstáculo para laborar en Lima, pero quieren seguir soñando porque así son felices.
Esta novela corta o nouvelle, no sólo nos hace ver la idiosincrasia de esos pobladores, sino que observamos el total desamparo de Gobierno por esas peruanas regiones a quien nadie interesa, sólo a los gringos, como en el caso de las minas, y en la que trabaja Rumi con otras personas, sufren explotación y maltrato. Entonces, uno se percata, que sólo los extranjeros ven riqueza, donde los capitalinos peruanos desdeñan. Juan Rumi, en su adolescencia, aprende con sufrimiento lo que implica trabajar y ganar unos centavos, pero también se enfrenta a enfermedades, como la bruncopulmonía, motivo por el cual lo despiden de la mina donde trabajaba. Luego es utilizado como trueque para trabajar, finalmente,  en Lima, que la verá a su paso, pues su destino es ir más allá, es decir, a una hacienda algodonera, en las afueras de la ciudad, y que después, por causa del paludismo, será conducido recién a la gran Lima, al Hospital Dos de Mayo, para ser atendido. Solo y sin nadie a quien conocer en la capital de mediados del siglo XX, por primera vez, no sabe qué hacer, lo que sí hubiera sabido si estuviera en Ayla, su pueblo, que recuerda con nostalgia, también a sus amigos Pedro y Nico, a quienes alguna vez les prometió hacerse escribir una carta para enviárselas y sepan cómo era la mentada Lima.


3.    ANÁLISIS
Lo que se observa, en primer lugar,  en el discurso literario,  es el estilo sencillo y claro para la comprensión, que contrasta con el dialecto de los personajes que habitan esa regiones de la sierra, incluyendo, las palabras características de su habla popular, tales como: chiuche (chiquillo), rosteres (horno), bicharra (fogón improvisadoi), tostao (maíz calentado al fuego), ñocos (tres huecos en la tierra donde se juega a bolas). En medio del mismo discurso literario, apreciamos que el micro relato es la sierra, sin embargo, hay microrelatos que van completando la historia, es decir, cada poblado al que va llegando Rumi, prolongan el conflicto de la historia, en el que se ve envuelto el protagonista, por lo que la fábula se irá tejiendo, a través de situaciones que realizarán los personajes que va conociendo el mismo Rumi, aumentando más el conflicto, que lo llevará, finalmente, al hospital Dos  de Mayo. Con esta línea cronológica del relato, el autor, claramente, nos muestra su intención y significado a través de los actores (personajes)  y los actantes (las palabras de la zona y sus circunstancias regionales), que es enseñarnos cómo son esas regiones. Estos dos elementos mencionados, forman el todo de “El retoño” y sólo al final hay una degradación en la historia, cuando Rumi, solo, en Lima, no sabe qué hacer, y por ende, fracasará en ese micro mundo que nunca ha conocido, excepto de oídas, como menciona el autor al inicio del libro.
En el plano de las caracterizaciones, los personajes nos muestran una idea de sus pensamientos precarios y su acostumbrado sometimiento sumiso, sólo para poder trabajar en algo y ganar unos centavos para subsistir y comprar alimentos. Entonces, comprobamos que sus apariciones van más allá de la realidad que les rodea, inmersos en la sociedad que les ha tocado vivir. El estilo de la narración tiene una eufonía lenta que se percibe en la lectura, puesto, que hay una concatenación cuando el narrador, omnisciente, conocedor de todo, detalla y narra los pensamientos de los personajes, las descripciones de los lugares y la naturaleza. Por todo ello, cuando se lee el lenguaje de la novela, hay asomos poéticos, lo que Tomachevski llama eufonía  del discurso, porque las asociaciones fónicas son gratas al oído. Esto también se debe a que la sintaxis no tiene una elaboración artificiosa, ni ardides literarios, por lo cual muestra la serranía peruana con toda claridad para entenderla.
Esta novela corta, es invalorable, en el ámbito de nuestra literatura, aun sabiendo que su primera publicación no tuvo éxito en el Perú. Pero paradójicamente, cuando se la tradujo y publicó en Moscú (Rusia), en 1965, su éxito fue enorme, tanto así, que se recomendó su lectura en los colegios para los escolares, por su temática proletaria y juvenil.

4.    CONCLUSIÓN
“El retoño”, es una novela de aprendizaje, la historia de un muchachito, Juan Rumi,  que irá descubriendo en su adolescente vida, la importancia del trabajo para poder vivir mejor. Es similar a la historia de Zézé, el niño protagonista de “Mi planta de naranja-lima”, de Vasconcelos. Claro, con la enorme diferencia que una novela narra la vida de la sierra peruana, y la otra, la de un poblado de Brasil.
Finalmente, estoy convencido de que esta nouvelle de Julián Huanay debe ser  incluida en la lectura básica en los escolares de Perú, como alguna vez lo fue en Moscú. Simplemente, no podemos negarnos a conocer la realidad de la sierra alta de nuestro país.


EMILIO SALGARI: EL COMPROMISO CON LA LITERATURA


Por: Miguel Gonzales Corrales.




Uno de los escritores que ha tenido mayor acogida en el campo de la literatura en el siglo XIX, es sin lugar a duda, Emilio Salgari. Nació en Verona, Italia, el 22 de agosto de 1862.  Nació en una familia de pequeños comerciantes. Su madre una dálmata, en quien el pequeño Emilio encontraría las bases para sus futuras historias, en lo países lejanos, en relación a la antigua Europa. Aquello lugares de selvas vírgenes, mares infinitos, donde habitaban gente, con historias propias, de costumbres y culturas diferentes.
Pienso que Salgari fue un escritor comprometido con la literatura, no por la vastedad de las 105 novelas que escribió; sino, en esencia, porque cada historia que narra, nos da a conocer muchos parajes, no sólo en sus dos más grandes obras, “Sandokan” y “El corsario negro”, por las que se le recuerda.
Además, este escritor, quien figura dentro de la novela de ti8po de Aventuras, hay qu8e mencionar la grandiosidad de las descripciones conque cuenta y narra cada sitio al que se refiere, con una caracterización de personajes bien definidas, como si el mismos Salgari hubiera estado presente en cada una de sus propias ficciones, como observador de todo, ya que la manera de fabulación, en relación a los temas tratados -sigo creyendo- , es asombrosa.
La técnica literaria de este novelista es rápida, amena y ágil, que mueve cada escena y hechos con una precisión exacta, una estructura poco frecuente que encantó al público lector y a las producciones cinematográficas. Un escritor italiano que –a mi juicio-  mantuvo una línea literaria muy aceptable, aunque el pre3juicio  de otros literatos respetables, no le dedicaron la importancia, ya que sus orientaciones nunca estuvieron de acuerdo a lo que escribieron D’nuncio, Dante, Boccaccio, Carducci, Leopardi, Pirandello, Calvino, Moravia, Dario Fo, Tabucci o los escritores del Verismo dieciochesco. Desde luego, no se puede negar la capacidad y alto nivel literario de éstos, desde su punto de vista ideológicos, pero Salgari, no tiene menos mérito que ellos. Por ende, quizá el aspecto más sencillo y aventuresco haya sido el motivo por el que se le relegó en los manuales de literatura de mayor prestigio y poca asertividad en la crítica literaria de los más especializados. Yo también soy especialista en Literatura y crítico, a la vez, por lo que elevo la labor literaria de Salgari. He leído sus novelas, a la vez que me cercioraba de su estilo sui generis, la técnica conque contaba cada una de su obras, que no son ínfimas, de ningún modo.
También el trabajo de Salgari va mucho más allá de la simple aventura, y como muchos otros escritores que abordan la historia, este escritor  es uno más de ellos, algo semejante al estilo narrativo de Walter Scott. Así, con el compromiso literario que lo caracterizaba, Salgari aborda temas  de la historia, en novelas claves, , que no han sido muy difundidas, quizá por desconocer de ellas, como en los títulos de “La capitana del Yucatán”, “Los hijos del faraón”, “El tesoro del presidente del Paraguay”, “El capitán Tormenta”, y sobre todo, “El León de Damasco”. Es sabido que Salgari tocó el tema de la historia de acuerdo al conocimiento que poseía de la época y de los conflictos de los cuales tuvo noticia, previa documentación, para luego llevarla al plano de la literatura, con un  estilo exquisitamente bien narrado, con historias de la mejores. Este aspecto es menos conocido en su carrera literaria, ya que fue absorbido por sus personajes de piratas y corsarios. Incluso, la labor de Salgari, es tan constante, que muchos lo han considerado el sucesor de Julio Verne, pues de alguna manera, recibió influencia del escritor francés, al escribir libros con títulos como “El tren volante”, “La travesía del Atlántico en globo”, “Dos mil leguas bajo América”, “Las maravillas del año 2000”; pero la diferencia es que Salgari tocó temas que existieron en el siglo XIX. En cambio Verne –en algunas novelas-, ya narraba Ciencia Ficción.
Como se ha visto, hasta aquí, Salgari, a través de sus historias, nos informa, también, de hechos que sí sucedieron realmente como el caso de “La capitana del Yucatán”, que nos refiere sobre el conflicto, casi al detalle, que tuvieron Estados Unidos  y Cuba, alrededor de la isla, sólo le faltó mencionar la participación del poeta José Martí (seguramente porque ignoró la existencia de este líder cubano).  Otro caso es “El León de Damasco”, donde narra los hechos que se suscitaron cuando los turcos  tomaron el fuerte de Famagusta, en Chipre, en el año de 1571, en la batalla de Lepanto (¿acaso no participaba en ese momento Miguel de Cervantes Saavedra, a quien apodaron el Manco de Lepanto?).
Finalmente, Emilio Salgari, que debió tener una vida cómoda, tuvo un final mísero, con ceguera, su esposa que terminó en un hospital  porque su locura la consumió totalmente. Antes de esto, había dejado tres breves cartas: Una a sus hijos, en la que se lee su quebranto por abandonarlos; otra, a os directores de los periódicos de Turín para que ayuden a sus hijos económicamente; y a sus Editores, para que l0o entierren pobre, pues… “enriquecidos con mi sudor y manteniéndome a mí y mi familia en una continua miseria o algo peor…”, dirá después. Fue encontrado por Lugia Quirico, un  leñador, en un bosque de Turín, con una navaja de afeitar, manchada de sangre, un 25 de abril de 1911.







ARTHUR C. CLARK: EL VISONARIO DE LA ODISEA ESPACIAL


Por: Miguel Gonzales Corrales.







Referirme al género literario de la novela, es abarcar un terreno muy amplio, en sus diferentes tipos: Histórica, gótica, terror, realista, naturalista, surrealista, psicológica, de aventuras, simbolista, romántica, vanguardista, latinoamericana (incluyendo el “Boom” hispanoamericano). Sin embargo, cabe destacar otro tipo de novela, que en mi opinión, de especialista en Literatura, ha aportado grandes teorías para la literatura, me refiero a la Ciencia Ficción.
Los grandes pioneros de la Ciencia Ficción, de acuerdo a mi conocimiento, sólo son dos, por la producción literaria que han dejado: Julio Verne y H. G. Wells; aunque siglos atrás hubieron otros que la escribieron tímidamente como Voltaire (2) o Mary W. Shelley (3). Tanto Verne como Wells, propusieron en sus narraciones, análisis de viajes, de acuerdo a lo que se conocía de la ciencia de la época, en el que el ser humano podía viajar fuera de la tierra, creyendo encontrar otras formas de vida, diferente a la nuestra, como en la luna o como una invasión extraterrestre de marcianos, como “En la guerra de los mundos” (1889) de Wells. Es decir, pensaron que había vida en los astros más cercanos a nosotros como Marte y la luna, para empezar. Ya en el siglo XX cuando aparecieron otros tipos de novelas, quienes profundizaron más la ciencia ficción (antes llamada literatura de anticipación) (4), fueron Isaac Asimov, que con sus estudios científicos y de robótica, desembocaron en su saga de “Fundación” y “Yo robot”. Arthur C. Clark, en cambio, con su visión de contemplar el cosmos, en su infinidad espacial, lo llevaron a deducir que había vida más allá de nuestro planeta, lo cual dio origen a su tetralogía de Rama; “Cita con Rama”, “ Rama II”, “Rama revelada”, “Jardín de Rama”; y su famosa Odisea espacial, conformada por los siguientes títulos: “2001: una odisea espacial”, “2010: Odisea II”, “2061: odisea III”, “3001: odisea final”.
Este escritor inglés que nació el 16 de diciembre de 1917, estuvo al margen de  la vanguardia de los adelantos científicos de la época según iba viviendo, incluyendo lo que atestiguó de la II Guerra Mundial. Él estudió Física y Matemática, graduándose con honores. Inició su interés por los viajes espaciales en la década de 1940, como lo hizo conocer a través de su primer libro de relatos: “Expedición a la Tierra”, cuya narración “El centinela”, le sirvió de base para escribir su “2001: Una odisea Espacial”, publicada en 1968.
Posteriormente, fue escribiendo artículos científicos, en los cuales preveía, que los humanos, algún día, con su tecnología, llegarían más allá de la luna, como lo fue relatando en sus obras de La odisea espacial, sobre todo, en la primera, que fue llevada al cine por Stanley Kuvrik, en 1968, que tuvo un gran éxito. He leído esta novela, y a lo largo de sus 6 capítulos y 47 sub capítulos, uno puede entender esa profundidad de lo que él creyó, aunque su narrativa es lenta y puede aburrir al lector, yo disfruté y entendí esa majestuosidad que veía en un universo infinito, desconocido e inexplicable cuando la nave se perdió en un abismo indefinido. A lo largo de su vida siempre estuvo latente ese mensaje de la era espacial en la vida de los humanos, y por toda esa idiosincrasia suya, fue ganador de un Premio Hugo en 1980, por su novela “Fuentes del paraíso” y otorgándosele, también en 1968, el título de Caballero de la Orden, del Imperio Británico.
Por todo ello, hoy le rindo un homenaje post mortem, ya que fue una pena para mí saber que falleció de un paro cardiaco a sus 91 años,  el 19 de mayo de este año, en Colombo, capital de la isla de Sir Lanka, al sur de la India. Finalmente, diré que Arthur C. Clark, será por siempre un ser humano que vivió y soñó más allá de nuestra luna. ¡Descansa por siempre en el espacio estelar!

NOTAS
(1)  Este texto se publicó en homenaje al escritor inglés Arthur C. Clark por su reciente fallecimiento: 19 de mayo de 2008,  en el suplemento Enigmas, en una edición de noviembre de 2008, en Arequipa.
(2)  Voltaire escribió un cuento llamado “Micromegas”. Es la historia de un gigante de nombre Micromegas, que durante sus viajes espaciales, llega a la tierra y se encuentra con dos marineros.
(3)  Autora  der la novela Frankenstein, publicada en 1918.
(4)  El término Ciencia Ficción fue utilizado por primera vez, con éxito, por Hugo  Gernsbank, en 1929.






martes, 15 de octubre de 2013

“DONACIÓN DE ÓRGANOS”







Texto escrito por los alumnos de L2 de la UPN-Lima


·        Alfaro Guizado,  Jocelyn Patricia.
·        Chávez Quispe, Allyson.
·        Machaca Evangelista, Diana.
·        Rondón Rosales, Gabriela.
·        Torres López,  Miluska.






La mayoría de peruanos se niega a entregar sus órganos después de muertos, asegura la RENIEC. Esto es debido a la falta de conciencia en las personas. No entienden ni quieren que una parte de su cuerpo esté funcionando en otra persona, hasta que viven esta situación y ven la importancia de obtener un órgano para continuar viviendo. Por lo tanto, se debe considerar que la donación de órganos es positiva para el Perú. A continuación, se presentará los argumentos que contienen esta tesis.

En primer lugar, la donación de órganos nos permite salvar vidas. Por lo tanto, todo ser humano debe apoyar la donación por ser una acción solidaria. A consecuencia de esto, se ha incrementado el número de donantes gracias a la ciencia que ha ido avanzando. Ahora hasta el individuo más escéptico está apoyando la donación voluntaria. Cuando una persona fallece los familiares  no lo aceptan. Es ahí cuando comienza la discrepancia entre el donante y la declaración inscrita en el DNI. Pero, como se comentó líneas arriba  las personas se han sensibilizado ante esta situación. Por este motivo, se celebra   el 30 de mayo el “Día  Nacional de la Donación de Órganos”. En consecuencia, en nuestro país  hay instituciones reglamentadas, como por ejemplo, Hospital Nacional "Cayetano Heredia”, Hospital Nacional "Guillermo Almenara Irigoyen" - Red Asistencial Almenara Es Salud, Instituto Nacional de Oftalmología. Según la ley general de la organización nacional de Donación y Trasplante (ONAT) N° 28189, explica que todos debemos patrocinar este mandato, ya que es una nueva forma de apoyar a los que requieren de este donativo.


 En segundo lugar, todos los días una persona agoniza o muere por falta de un trasplante. Según el doctor Juan Almeyda Alcántara, director ejecutivo de la Organización trasplante en Nacional de Donación y Trasplantes (ONDT), dijo que 9 mil personas necesitan un nuestro país. De esta cifra, 6 mil requieren de un trasplante renal, 1.500 de córnea, de corazón, pulmón, páncreas, piel y huesos. De las evidencias anteriores no existe en el Perú un Banco de Órganos, porque este tiene un tiempo limitado de vida. Máximo se puede guardar de 26 a 28 horas. Sin embargo, existe un Banco de Tejidos (piel y huesos) en el Instituto de Salud del Niño. Así pues, un cadáver puede salvar más vidas que una persona viva. Cuando una persona está viva, puede donar un solo órgano, por ejemplo, aquellos que son dobles como el riñón o los que se regeneran. Sin embargo, cuando una persona muere; es decir, cuando ocurre el cese definitivo e irreversible de la función cerebral, se convierte en un cadáver que podría salvar la vida de más de 10 personas, ya que se le puede extraer algunos órganos.




Por último, las diferentes religiones existentes en el mundo están a favor de la donación de órganos. Religiones como el catolicismo, el protestantismo, el anglicanismo, la evangelista, el islamismo y los mormones apoyan está acción voluntaria. Estas iglesias dejan a libertad la  decisión de sus fieles, pues algunas no se han pronunciado ni a favor ni en contra. Además, San Pablo entiende por donación, como un acto de generosidad y amor al prójimo, a través de la entrega de uno mismo. Asimismo, en 1corintios 13, 13 nos dice: “En una palabra, ahora existen tres cosas: la fe, la esperanza y el amor, pero la más grande todas es el amor”. Un acto de amor lo puede hacer cualquiera, pero uno tan generoso, como entregar sus órganos a alguien casi desconocido, es difícil de afrontar. De la misma manera, nuestro pontífice anterior el papa Juan Pablo II se manifestó a favor de esta gran causa en un mensaje a los participantes del Congreso Internacional de Trasplante reunido en Roma. Por otra parte, las comunidades mormonas consideran este hecho sumamente importante, al punto que tiene un departamento específico para apoyar los avances en esta práctica médica. Así también, los evangelistas amparan esta acción, aunque reconocen que es un acto estrictamente voluntario y defiende la libertad de conciencia.
                                                                 
En conclusión, la donación de órganos es positiva para el Perú, ya que es una gran contribución hacia la vida humana. Además, nos permite salvar vidas, ya que todos los días una persona agoniza o muere por falta de un trasplante. Del mismo modo, muchas de las religiones existentes en el mundo están a favor de la donación de órganos. Por esto, si queremos que esto  acabe, debemos promover la ayuda a nivel nacional haciendo folletos, publicidades, banners, cortometrajes.  Por lo tanto, debemos  apoyar esta causa donando los órganos de algún familiar que haya fallecido. Para que este  sienta que ese pariente no se ha  ido, si no que vive en otro ser y lo ayudó a que este siga con vida.




EL PUENTE SOBRE EL DRINA: NOVELA DE HISTORIA Y DRAMA SOCIAL



Por: Miguel Gonzales Corrales





Hablar de la literatura del escritor yugoslavo Ivo Andric es de alguien desconocido, generalmente,  hoy para los lectores, excepto para los especialistas. Este autor, que nació en la antigua Yugoslavia, (hoy Bosnia y Herzegovina), en Bosnia, en 1892 y Premio Nobel de literatura en 1961, es ,en mi opinión, adentrarnos en la narrativa de unos de los autores más densos e indagadores de su pueblo, así como también uno de los escritores más interesantes del siglo XX. Su literatura está orientada a entretejer muchas historias de su país que lo han intrigado, al descubrir aspectos que eran hechos que merecían ser contados, pero en la literatura. Por ello, este literato, a lo largo de sus varias historias, ha narrado acontecimientos, desde los más antiguos, hasta la época de la Segunda Guerra Mundial, documentándose de lo que conocía muy bien. A través de su obra, se puede aprender y conocer conflictos de la Europa del sur, cerca a Rusia. En medio de los más sobresalientes escritores europeos de mediados del siglo XX, aparece Ivo Andric, dando a conocer lo más valioso de su literatura, cuando en 1945, aparece su trilogía formadas por novelas épicas, de coyuntura social, cultural e histórico: “La joven dama”, “La crónica de Travnik” y “El puente sobre el Drina”.

Esta historia cuanta sobre un puente que se construyó sobre el río Drina, al sur este del país, hoy Bosnia y Herzegovina. Una obra maestra, igual a las muchas que han aparecido y dejado su huella en la literatura mundial. El tratamiento que induce su narración es de un estilo oral, por un lado; y por otro, es descriptiva, con muchos aportes de historia, desde la fundación y construcción de esta mole de puente, sobre el  Drina, en el siglo XVI, junto a la localidad de Vichegrado, en la región bosnia. Dicho puente, fue ideado por un visir turco llamado Mahomed Pachá, quien tenía el deseo de unir a los turcos con los bosnios y el resto de Europa. El personaje central de la obra es el mismo puente que tiene ocho arcos, a lo largo de su recorrido, y que en el transcurso de los cuatro siglos que se sigue su historia, es testigo mudo de una honda y prolífica prosperidad, según las necesidades de la gente, hasta mencionar los motivos que originaron la Primera Guerra Mundial, en la que se menciona la muerte del duque de Austria, producto de la guerra. En los primeros días der la guerra el puente es bombardeado, sufriendo un poco de deterioro en su mampostería. Toda la historia que se cuenta en la novela es una amalgama de hechos, conflictos, reyertas, protestas y disconformidades, como cuando al inicio hubo atentados por destruir la edificación del puente y cuando se hallaron a los culpables, fueron sentenciado a muerte y empalados, ya que éstos tenían la superchería que el puente era un camino para una invasión de salvajes. La novela, cuando se la lee, uno se percata de la gran información que el autor muestra y hace conocer cómo fue la gente, la cultura, las festividades de aquellos siglos XVI, XVII, seguramente ignorados por muchos, pero rescatados por Andric. En medio de los acontecimientos reales y la fábula ficticia de la narración, podemos encontrar que es una recapitulación de la historia de las regiones de Bosnia, Sarajevo, los Balcanes, todo ello, como un símbolo de la condición humana de la antigua Yugoslavia.

El puente sobre el río Drina, se muestra como un ente vivo, porque uno percibe como esta mole, de algún modo, intima con los personaje, que a lo largo de años caminan por su piso, la gente que se para a contemplar desde arriba el caudal del mismo río, incluso los romances que se dan en algunas noches, alrededor del puente, hasta la construcción de un gran hotel que fue propiedad de una mujer emprendedora llamada Lotika, para trasladarnos con cierta pena a los bombardeos que sufre en los inicios de la Primera Guerra. A estos eventos, más allá de la mitad de la obra, camino al final, podemos encontrar otros personajes que la dan realce al devenir de la trama. Personas como Alí Hodja, el anciano Tesle, Lotika, Mihailo, los vigías de la famosa garita llamada Kapia, así como su héroe legendario Karegeorges, quienes mira pasar los años y gente que viene y va, con una pasividad tan desganada, que sólo a veces les quedaba de bueno las fiesta que organizaba Lotika en su hotel, que poco a poco va decayendo. También podemos entender el fervor patriótico que relaza la intensión del autor, a través de sus personajes, que quieren seguir viviendo en sus tierras, aunque difíciles, pero es la que les tocó vivir. Todo lo detalla  con una objetividad, como si estuviera contando una crónica, motivo por el cual entra a tallar la oralidad de la cual ya hablé al empezar esta crítica. Esta técnica oral, Andric la maneja con una asertividad propia de quien nos quiere remontar a un pasado olvidado, pero gracias a la argucia del narrador (a la vez el autor) que con su lenguaje corrido, saca a la luz un aprendizaje que no debemos olvidar: el alma del la gente yugoslava. Esto me hacer recordar un poco a las novelas y cuentos de Nicolai Gógol, cuyos personajes idealizaban y retrataban la historia social de su pueblo ucraniano.
Otro aspecto que llamó mi atención, en la novela, es el tiempo (los años, la época que narra, los siglos) porque si observamos este elemento en todo el discurso literario del mismo relato (lo histórico), todo esta presentado en una cronología ordenada por un narrador omnisciente que ve a sus personajes con énfasis, ya que si el narrador disponía de una información amplia por la documentación que posee, puede ordenar su historia, como Dios, que todo lo sabe. Tanto el discurso literario y la trama son descollantes e importantes, como elementos que fusionan la novela y adopte  la talla de épica y sea fácil de mencionar los dilemas que sufrirá en los siglos venideros, desde el XVI. Por ello, a la novela pude considerarle en cuatro partes, en relación a Vichegrado y la construcción del puente:
                                            Cap. I       –  IV Fundación.
                                            Cap. V      –  XV Crecimiento.
                                             Cap. XVI  –  XXII Modernidad.
                                             Cap. XXIII –  XXIV. (Siglo xx) 1° Guerra Mundial.

Por tal, cada vez que se inicia un capítulo, uno va entrando a una etapa distinta de lo que acontece en Vichegrado y alrededores. Es decir, que cada uno de los 24 capítulos de la novela, es una entrada a un  periodo específico, en medio de los distintos clímax que se encuentran en sus personajes, en los acontecimientos históricos y en el mismo puente. Por esto es interesante leer la novela por capítulo y entender el microtexto que es Vichegrado, en un macrotexto europeo, que es la guía de lo que después será llamado Yugoslavia.


Finalmente, puedo concluir, que ingresar al mundo de “Un puente sobre el Drina”, es conocer un nuevo estilo de escritura, una perspectiva grandilocuente que el escritor Ivo Andric muestra en la literatura de Europa, como en su tiempo lo dieron a conocer los escritores más difundidos de ese periodo. Hoy por hoy, no se puede escatimar preferencias conocidas y reconocidas, ya que, indefectiblemente, se puede encontrar otros escritores tan intensos, interesantes y con gran capacidad intelectual, que a veces, nuestra ignorancia, no nos permite conocer ni indagar, porque siempre va a ver obras y escritores que van a engrandecer la literatura, cualquiera sea su procedencia u origen. Por ello, siempre es bueno encontrar nuevos escritores, que quizá nunca se difundieron o llamaron nuestra atención y que a la larga, pueden mostrar buenos temas. Así como se lo hizo saber a Andric, la denominación que quedó inscrita en su diploma, dada por la Academia de Letras: “Por la fuerza épica con que ha sabido  describir los temas históricos y los destinos humanos de su país”.

YOSIP IBRAHIN: SU MUNDO DE FICCIÓN Y LA ARMONÍA PERFECTA



Por: Miguel Gonzales Corrales.








La primera vez que tuve conocimiento del libro “Yo visité Ganímedes..” fue cuando estuve en cuarto de secundaria. Quien lo comentó aquella vez en clase fue el profesor de literatura, cuya explicación del libro fue breve y no entró en detalles. Tiempo después, cuando estuve en segundo año de universidad, me enteré que ese libro tenía una continuación: “Mi preparación para ir a Ganímedes”. Lo descubrí cuando un amigo, muy aficionado a los temas paranormales  me lo comentó, ya que lo ubicó en la Biblioteca de Humanidades, en la UNSA. Desde entonces mi entusiasmo fue grande por adquirir y leer ambos libros, que de un modo paulatino y esporádico iba conociendo por otras personas, que ya los habían leído, sobre todo “Yo visité Ganimedes”. Creo que el segundo libro no es muy conocido. Las personas que comentaban el primer libro, decían que era profético y una anticipación a catástrofes, dadas a conocer por los seres casi inmateriales y de una pureza ilimitada del satélite Ganimedes que rodea Júpiter. Mi interés fue tal, que como diera lugar, tenía que leer esos libros que fueron escritos en el lustro de 1970 y 1975, tiempo en que la astronomía no iba mas allá  de telescopios donde se veían los planetas y donde el hombre hacia poico había pisado la luna por primera vez (julio de 1969).




Años después conseguí el primer libro, “Yo visité Ganimedes”, lo leí y me pareció asombroso, desde el punto del narrador, que al estilo de H. G. Wells, narra si experiencia y su contacto con seres de ese mundo, a través de su amigo Pepe, a quien ya se lo habían llevado a vivir   a ese satélite jupiteriano. La historia se desarrolla en la localidad de Monterrico, en Lima.

Pocas semanas después, conseguí el segundo libro: “Mi preparación para ir a Ganímedes”, que complementa lo del primer libro. Aquí nos da a conocer que su preparación tuvo a que ser evaluada por varios aspectos, de carácter metafísicos y unos conocimientos extraños y superiores a la demás gente, fuera de elementos mundanos que tienen todos lo habitante del planeta Tierra. Según lo que cuenta el narrador, nosotros, los humanos, somos una raza de entes atrasados en relación a esos seres de Ganimedes, por ellos, Ibrahim, a través de esta novel-ensayo, nos exhorta para que entendamos su mensaje:  que los seres de Ganimedes son superiores porque aman la paz, la armonía y la sabiduría.
Ambos libros, en su conjunto, abordan los siguientes temas:

1.    ESOTERISMO
El esoterismo en los dos libros es misterioso porque nos hablan de vidas supraterrenales a donde cualquier ser humano no puede llegar jamás por tener pensamientos cegados por la ambición, maldad y codicia. Ejemplo claro de esto, es “Mi preparación para Ganimedes”, donde el narrador Ibrahim, con su familia, se trasladan en un a nave a un templo paradisiaco, oculto en los Himalaya, llamado Jalitpur, en el que todos ellos, tienen un preparación especial en cuerpo y sobre todo, en pensamiento, donde tiene que despejar toda su aura mala que un lama hindú le enseña. Para llegar a este aspecto fundamental de los dos libros, hay que conocer la cuarta dimensión.
2.  LA CUARTA DIMENSIÓN
En “Yo visité Ganimedes…”, menciona menciona este aspecto en mucho casos que le llegan al narrador por medio de su amigo Pepe, quien le muestra los misterios de la Biblia, cuya relación tiene que ver con catástrofes actuales, de lo que se está cumpliendo por lo dicho de profecías antiguas, etc. Y toda su comunicación se da por medio de un aparato pequeño, desde Ganimedes. Para entender esto, en el segundo libro “Mi preparación para Ganimedes”, Ibrahim entiende por fin cual es esta cuarta dimensión que sólo lo oyó de su amigo. La Cuarta Dimensión es cuando el pensamiento o alma se separa del cuerpo físico y se puede llegar a ver lo que muchos de nosotros no vemos. Es entra en un mundo lleno de energía y recorrer por todos lados, sólo en alma, muchos lugares a largas distancias. Todo esto lo logra con la ayuda y enseñanza de un lama. Incluso puede llegar hasta la luna y contemplar su parte oscura, donde ve a seres pequeños que nadie ha visto pero que están allí. La Cuarta Dimensión, es ir más allá donde nuestro cuerpo jamás puede llegar e incluso, puede alargar muchos la vejez, manteniéndonos jóvenes, como se lee en el libro.

3.    CONCLUSIÓN
Después de años de preparación, Ibrahim, con su esposa u sus dos hijos, se van del planeta en una especie de nave ovalada a vivir para siempre en el mundo de Ganimedes, junto a un egipcio y un israelí, quienes ya habían sido elegidos con anterioridad. Estos dos libros son por una parte narraciones literarias de Ciencia Ficción: y por otra, cada capítulo constituye opúsculos  que contienen mensajes e ideas de armonía, paz verdad, justicia y amor, para nosotros, los seres humanos, para que cada vez sean os mejor con nosotros mismos y evitar nuestra destrucción. Al final de todo, dentro de la ficción que muestran estos textos, puedo decir que son una ilustración de enseñanza como un mensaje que el autor nos quiere decir, y que mejor, que a través de la literatura, para que sea mas difundido.




LA NOVELA DRÁCULA: EL ORIGEN Y LA LITERATURA

Por: Miguel Gonzales Corrales.




1.    INTRODUCCIÓN.
Cuando se mención a los vampiros se nos viene de inmediato a la memoria la palabra Drácula, ese personaje tétrico y misterioso, de colmillos afilados que succiona sangre del cuello de las mujeres. Todos hemos conocido a este personaje a través de las  películas y muy pocos la obra literaria, de tipo gótico, escrita por el irlandés Bram Stocker, en 1897. Las leyendas de personas que disfrutaban de hechos sangrientos, se remontaron desde el siglo XVIII, por las formas sangrientas con que se comenzaron a matar a sus víctimas o prisioneros de guerra. A estos sujetos se le comenzó a llamar vampiros.  Se han registrado casos como el de la condesa Elizabeth Báthory, en Hungría; Giles de Rais, en Francia; o Henry Frizroy, en Inglaterra. Pero, sin lugar a duda, la leyenda que cobró aires más sangrientos, fue la novela de Bram Stocker, quien dio origen a su personaje literario, y que lo halla en el siglo XV. Me refiero a Vlad III, de Rumania, quien luchó contra los otomanos. Vlad III, de Valaquia, y no de Transilvania, fue hijo de Vlad II, quien perteneció a la orden de los Draculea o Dracul, que en rumano significa Dragón. A la muerte de su padre, Vlad II continuó en la orden de los Dracualea, que fue feroz con sus prisioneros, pues mandaba que los empalaran con estacas de madera desde el ano hasta la boca; y en otros casos los mandaba destazar. Por esta razón lo empezaron a  apodar Tapes, que en rumano significa empalador. Incluso, sus enemigos, comenzaron a atribuirle ciertos poderes necrománticos. Estas acciones lo hicieron famoso por el gusto de ver sangre derramada.
Stocker, debió conocer estos aspectos históricos de Vlad III para crear su personaje literario llamado Drácula, basada en la orden de los Dracualea. Entonces, eso quiere decir, que su personaje Drácula es Dragón, en la figura de un vampiro.

2.    LA OBRA LITERARIA
La novela “Drácula”, es una fábula de personaje-monstruo, que vive en un castillo lejano, en la región de Transilvania (Rumania). Ese ser siniestro vive von tres mujeres, dos morenas y una rubia bellísima, como lo describe Jonathan Harker, cuando visita el castillo. El lector que inicia la lectura de esta novela, se entusiasma, porque seguirá una historia de orden cronológico, al castillo de las novelas decimonónicas, del siglo XIX. Sin embargo, cuando uno se adentra en su lectura, se da cuanta que está narrada a través de diarios personales, cartas entre los protagonistas, grabaciones fonográficas y anuncios de casos extraños en un diario de Londres. Los más interesante es que la historia y hechos que se suceden, está contada desde 5 puntos de vista por los 5 personajes principales de la novela, suscritos en sus diarios personales: Jonathan Harker, Mina Murray, Lucy Westerna, el doctor Seward y el médico Abraham Van Helsing. Todo gira alrededor de estas personas y dos o tres amigos personales que vamos conociendo, por medio de sus escritos. Todo comienzo con el caso extraño que le sucedió al abogado Jonathan Harker en el castillo lóbrego de Drácula, cómo éste llega Londres, cómo Lucy muere por las mordeduras que Drácula le hace en el cuello, los casos extraños que describe el doctor Seward y las hipótesis a las que llega Van Helsing, para saber quien es Drácula y poder matarlo, hasta que éste se siente perdido, y huye de Londres, perseguido por los cuatro personaje importantes, en compañía de dos amigos mus, hasta llegar al castillo de Drácula, donde le dan muerte, clavándole una estaca en el pecho (corazón) y luego le cortan la cabeza.
Yo considero que esta obra de la literatura inglesa tiene un estilo particular de contar la historia, a través de cinco narradores en primera persona, cuyas fábulas, se entremezclan, ya que están en constante comunicación. En sus confesiones intimas  en los diarios que escriben, se perciben sus miedos, sus dudas, las intrigas que es causada por cada situación de amor y fidelidad, entre los protagonistas, para derrotar a un ser sobrenatural. Es una novela clásica, entre otras que hay en la literatura inglesa, así como cuando aparecieron “Cuentos de Canterbury”, de Gefrey Chaucer, que se caracteriza por algunos relatos fantásticos. “Drácula” es una de esas pocas novelas que se diferencia por su macroestructura textual, cuyo discurso literario no hay disfunción anacrónica en el seguimiento de la historia, cuyos niveles, por turnos, son segmentados y unidos, a la vez, por su quinteto de narradores, por lo que, nos muestra una gama de posibilidades y deducciones acerca de ese personaje siniestro que sólo lo conocemos parcialmente o a veces distorsionado por el cine o la televisión. Por ello, pienso, que para tener mejores argumentos sobre este personaje clásico hay que ir hasta su origen, que es la misma novela “Drácula”.
3.    EL CINE
Todos conocen de Drácula porque llegó a ser conocido por el cine y la televisión, antes que la obra literaria. El cine, con sus posibilidades visuales, ha ido creando un Drácula diferente, en diferentes situaciones y circunstancias, pero manteniendo el mismo perfil de un ser siniestro que succiona sangre del cuello de sus víctimas y que vive en un castillo. Fue llevado al cine por primera vez en 1922, con el nombre de Nosferatu, que más parecía una sinfonía de horror. Pero la película que se convirtió en un clásico fue Drácula de 1931, interpretado por el actor húngaro Bela Lugosi. A partir de aquí, se ha filmado varias películas de Drácula, hasta la realizada por Francis Ford Copola, en 1992, que tuvo como personajes a Winona Ryder, Keanu y Anthony Hopkins. A parto de entonces, la secuela de vampiros y relaciones con Drácula ha variado de distintos modos, hasta llegar a vampiros guerreros. No obstante, hay que recordar que su origen fue la novela “Drácula”, la más conocida, entre muchas historias de la literatura mundial.


miércoles, 25 de septiembre de 2013

DONA ÓRGANOS, DONA VIDA





 Trabajo escrito, para el curso de Lengua 2 de la UPN, Lima, por los siguientes alumnos:


·         Vargas Mejia Leslie
·         Balboa Haro Alexandra
·         Villacorta Blas Franz

A pesar de que la ciencia médica ha avanzado muchísimo en lograr trasplantes de órganos exitosos, no pueden compensar la escases de órganos en relación a la demanda de persona que están en una lista de espera. Por eso, es tan importante el acto de “donar vida”. Debido a esta problemática, pocas personas se encuentran a favor porque existen muchos aspectos negativos que hacen desconfiar a la población a no optar por esta decisión. Es por eso, que decimos “Si, a la Donación de órganos en el Perú”. A continuación se presentan los argumentos que sostienen esta tesis.

En primer lugar, existen más de 20,587 personas en espera de un trasplante para seguir viviendo. A diario, mueren más de 18 peruanos en espera de un órgano. La donación de órganos se dio pensando en el bienestar de las demás personas en el momento en el que uno se encuentre en un estado de enfermedad o simplemente crear una mentalidad de donador. Si donamos, le ahorramos al paciente la angustia y el desgaste de estar en una lista de espera. También, se alarga la vida al paciente entre 5 y 15 años para que recupere su autonomía y mejore su calidad de vida. Es por esta razón que la donación de órganos es un aspecto positivo, nos da satisfacción personal y concientiza a las personas a ser solidarios con el prójimo. Además, no le encontramos un sentido lógico al permanecer intacto después de muerto mientras que otro ser humano, necesita de órganos para seguir viviendo. Si de todas formas cuando se entierra a una persona, las partes del cuerpo son consumidas por los gusanos o peor aun incinerados.

En segundo lugar, en el Perú, la decisión de donar órganos es personal, voluntaria y de linre elección. Es el principal facilitador para el proceso de búsqueda de un donante, ya que, facilita a los familiares a permitir o negar la toma de órganos de acuerdo con los verdaderos deseos del fallecido. Además, la decisión personal en vida reduce también la posibilidad de remordimiento posterior de los familiares. Desde hace unos años, se incluyó en los datos consignados en el Documento Nacional de Identidad (DNI) la autorización del ciudadano para que utilice sus órganos tras su fallecimiento. Y, para la gran mayoría, aquello parezca letra muerta, en realidad su validez está refrendada legalmente. La ley general de trasplante le brinda validez al DNI y agrega que en el caso de que no haya certeza de la voluntad del fallecido, se recurriría a la familia. Sin embargo, en el Perú muchas familias se han negado a acatar la decisión de su familiar. Es por ello, que es muy importante y necesario dejar en claro la decisión de donar órganos. De esta manera, se evitaran los conflictos que se presentan alrededor de la disposición del cuerpo y órganos de una persona.



En tercer lugar, las razones para no donar los órganos están basadas en miedos y prejuicios sobre el tema. El gerente general de la Corporación de Trasplante, argumenta que mucho de estos mitos son provenientes de las religiones. Un claro ejemplo de estas son: las ortodoxas, jesuitas, budistas, etc. Que creen en la reencarnación y por tanto, ellos se oponen a la donación de algún órgano de su cuerpo. Otros mitos que se han presentado en estos últimos años parten de la poca confianza en los médicos y la mala información acerca de este tema , que han ocasionado que a fines del 2012 contábamos con un déficit de órganos para trasplantes y un alto número de no donantes. Además, la falta de cultura de los peruanos respecto a este tema, muchos de ellos en una mala intención, trafiquen órganos y los familiares en su desesperación acudan a quienes realizan esta actividad. Finalmente, estos impedimentos conllevan a que sigan propagando una negatividad acerca de la donación e órganos en la sociedad peruana.

En definitiva, la donación de órganos es un claro ejemplo de solidaridad al prójimo, ya que asi damos esperanza a más de 20,587 peruanos, que se encuentran en una larga lista de espera. Este proceso es de voluntad propia y sin obligaciones, el tramite es gratuito para el donadory no es un trámite dificultoso. Este último, hace referencia a nuestra elección la podemos reflejar en nuestro D.N.I y en una tarjeta de donante. En base a lo argumentado, debemos tomar en cuenta que nunca se es demasiado adulto para convertirse en donante y que es necesario concientizar a la población para que acepte la donación voluntaria de órganos y tejidos, y tomar como importante que ninguna persona esta ajena a sufrir un mal que luego lo lleve a necesitar de una donación. Ahora, nos toca a cada uno de nosotros poner el ejemplo de este cambio, un cambio que poco a poco tendrá frutos para que mas allá del ámbito legalístico nazca un cambio social, sin llegar a la obligación social, este problema es un problema de conciencia ciudadana, de amor al prójimo y sobre todo de índole moral.





lunes, 26 de agosto de 2013

“LA FRONTERA”, NOVELA FRAGMENTARIA


Por: Miguel Gonzales Corrales.

La Frontera

Hace algunos años publique en le diario Noticias de Arequipa, en mi denominada “Serie de escritores arequipeños”, un artículo que habló sobre hasta la entonces obra de Juan Alberto Osorio (1), quien fue mi profesor en la Universidad Nacional de San Agustín, y ahora es un amigo. Al final de ese artículo mencioné que sería interesante leer la novela que estaba escribiendo: “La Frontera”. Recuerdo bien que esta obra la fui conociendo todavía  allá por 1996, cuando Juan Alberto, me entregó unos borradores para que los leyera, se trotaba de sus primeros capítulos. Hace poco, fui por su casa, y de un a forma muy literaria, intercambiamos obras, es decir, él me entregó un ejemplar de su novela y yo le di a cambio la mía, que ya había publicado meses atrás.
Esta novela aborda, en primer lugar, una magia implícita, que se da a través de una de un lenguaje poético, inmersa en la fábula de la narratología que emplea, es decir, escenas que se dan en la historia, mezclada con el estilo de contar la misma historia. Ese lenguaje poético muestra una eufonía acústica (2), porque si una va leyendo los párrafos descriptivos, se da cuenta que la sonoridad de las oraciones son gratas al oído. Además hay que resaltar, que dentro del discurso literario, aparece la narración oral, contado a través de un narrador testigo en primera persona, que aparece esporádicamente, inmerso en la historia, ya que se mantiene al margen de algunas observaciones que la misma historia fabuladora  se abre paso sola, en medio de los diversos acontecimientos que ocurren en la ciudad San Juan de la Frontera, y en especial, en la Universidad de La Frontera. Por ello, la fluidez oral, en las oraciones que van tejiendo el relato, muestra una sintaxis con toque de barroquismo por la densidad que sume al lector en la historia, similar a lo de Gabriel García Márquez en “Cien años de Soledad” o  “El perfume” de Patrick Shuskin. Quizá, por ese elemento Barroquista, se leen adjetivos necesarios para ampliar la descripción de la novela, aunque haya poca caracterización de los personajes, pero esto no desmerece el aporte literario de toda la novela en su conjunto.
Como ya dije, la narración de “La Frontera”, es  meramente descriptiva en la totalidad de su discurso literario, ya que su estructura textual coincide en la misma praxis de a escritura en sintaxis más intimista y un a semántica que a veces lleva connotaciones cargadas de vagos recuerdos (3). En medio de todo esto, los personajes que entras y salen de la historia, se ve retratados por años idos, que sólo quedan en recuerdos, y justamente, aquí aparece la fragmentariedad de la novela porque hay diálogos de situaciones específicas que rompen con la cronología de la obra, donde personajes secundarios comparten ese ámbito social, aislado y vacío, que a veces se percibe en la historia. Amén, hay que agregar que en todo este marco que hasta ahora  se ha caracterizado, también La Frontera presenta elementos históricos que señalan el origen de una universidad “El primero de lo rectores de su primera fundación” (4). Con este inicio y lo que se retratas en algunos pasajes más, ya no da una idea de su marció histórico.
Si analizamos un poco con más amplitud lo que se da en esta novela, uno se da cuenta, que todo es ámbito que describe, es en alguna parte de la sierra del Perú, ya que la ciudad de San Juan de la Frontera es una metáfora de un pueblo del Perú que el escritor, a través de su narrador testigo, emplea para mostrar una nostalgia y realidad de experiencias vividas. Todo esto lo vemos, entonces, del siguiente modo: el Macrotexto ser el Perú y el microtexto estaría representado del siguiente modo:
                               San Juan de la Frontera       = Ayacucho
                               U. La Frontera                      = U. Nacional de Huamanga
                               Inausis                                  =  Anagrama de Sicuani (5)
                               Ciudad el Centro del Mundo = Cuzco (por su etimológico quechua.)
Por lo que se puede inferir, son elementos personales que aparecen en la novela, incluso, rememorando la nostalgia de fundación de la Universidad La Frontera, dese los siglos XVI, XVII y XIX. En todo este lapso de tiempo, van apareciendo situaciones curiosas que se supone el narrador encontró en unos folios antiguos y que dan realce a todo el esplendor de lo que aconteció en esa Universidad. Esta vistosidad, hace que coherentemente, la entrada y salida de los personajes en la trama, sea bien justificada e incluso, no se vuelve a mencionar a otros personajes que quedan en el olvido.
En el caso de la anacronía, se confunden el pasado con el presente, como cuando se cuenta en las explosiones inciertas que azotan en un momento la ciudad de San Juan de la Frontera (aludiendo al terrorismo) o los balazo de delincuentes, en otra época, que aterran a los pobladores (sucesos más recientes). A esto se suma de los avances más recientes de que goza toda universidad como pizarras acrílicas y el recuento de años específico, en determinados periodos, como 1980 a 1982. Todo ese pasado y presente, se fusionan  en una simbiosis para alertar la añoranza de tiempos idos que no volverán, en medio de un vacío y soledad agradable, pero a la vez triste, que es lo que al final sucede. Todo esto es una coyuntura social, política, académica, cultural, cuyos elementos se fusionan para dar vida a San Juan de la Frontera (Huamanga), un pueblo que cobra vida, a través de retrospecciones de retazos de historias que los une el propio narrador, evocando en toda la novela una imagen, un  paraje prístino en el país, que sigue con fidelidad sus giros lingüísticos como huaynos en quechua y traducidos, resaltando siempre el folklore peruano.
Sin embargo, si se quiere resaltar a un personaje principal en la historia, se tiene al doctor Ibarra, profesor de la Universidad de La Frontera, que como un ente milenario, parece conocer el pasado, como si hubiera estado presente en cada época. Llegó al pueblo, joven, por unas horas en la Universidad, se instaló con su familia en el pueblo, afrontó los problemas subversivos, muriendo en tal acto, algunos de sus hijos, sobreviviendo con sus hijas, para luego vivir su ancianidad en paz. Pero los más sorprendente y real maravilloso que se encuentra en esta obra, es el final, cuando el doctor Ibarra se metamorfosea y se convierte en un ave (Cóndor, quizá) y vuela por los aires de la ciudad San Juan de la Frontera, junto a su esposa, hijas, y se encuentra con sus hijos muertos en ese atentado de su juventud. Esta hipérbole, no refiere el futuro, donde todo puede suceder y creerse a la vez, en un lugar de la sierra del Perú, donde la fantasía del gigantismo, es constante.

CONCLUSIÓN FINAL
Todo este análisis lo fui armando, de acuerdo a la obra anterior de Juan Alberto, es decir, sus cuentos del “Hijo mayor” y sus poesías de “Inausis”, y de alguna conversación que recuerdo tuve con él, por lo que pienso, se ve reflejado en el contenido y mensaje de su novela “La Frontera”, en la que muestra sus experiencias en un mundo ficticio y cronográfico de lo que pudo ver, oír y conocer

NOTAS
1.    Diario Noticias, Arequipa, lunes 26 de enero de 2009, Series Escritores Arequipeños, “Literatura desde dentro, una lectura la literatura de Juan Alberto Osorio Ticona.
2.    Boris Tomachevski, “La teoría de la literatura”, Akal Editores, España, 1982.
3.    Teun Van Dick, “Estructuras y funciones del discurso”, Siglo XXI Editores, España, 1998.
4.    Juan Alberto Osorio, La Frontera, Edit. San Marcos, Lima, 2011, pág. 7.
5.    Anteriormente, Juan Alberto, publico un libro de poesía, llamado “Inausis y otros poemas”, 1999, en cuya presentación aclaró que Inausis era el anagrama de Sicuani, su tierra natal.